Luchando con la Fe

De repente me di cuenta que estuve luchando mucho tiempo sin saberlo.

Estuve luchando, pero sin sangrar. Estuve luchando pero no perdí ninguna vida. Estuve luchando pero no tuve ni pude matar a nadie. Estuve luchando, pero la única persona involucrada en la lucha era yo mismo. Luché con mi fe, con mis creencias y modelos mentales.

Ya desde chico creí en Dios, en mayor o en menor medida, o mejor dicho, con mayor o menor intensidad. Creo que en la infancia creía con mayor fe que de grande, en un Dios que me cuidaba y que me acompañaba a dormir bien. Un Dios al que le recitaba “en paz me acostaré y así mismo dormiré, porque solo tu Señor me haces vivir confiado”(Salmos 4:8).

A medida que entraba al raro camino de la adolescencia fui descubriendo en mi mismo, puntos fuertes, puntos débiles, puntos vergonzosos, puntos hipócritas y los puntos que me empezaban a importar en la vida. Me fui dando cuenta de las cosas que me gustaban, de los hobbys, de que me encantaba la montaña, las bicis, y andar por andar inquieto, siempre.

Mientras tanto se desarrollaban mis luchas con la fe. Al principio pensando que yo tenía el control de la vida, y que podía encontrar casi todas las respuestas y que era bastante independiente en varios aspectos. De a poco la vida fue alimentando mi fe, y empecé a darme cuenta del poco control que tenía sobre los hechos de lo cotidiano. Apenas me podía controlar a mi mismo.

Es en esta época en la que empecé a luchar con mi fe, y con Dios. Mi lucha estaba en el campo de la rebeldía hacia este Dios que leía en la Biblia. Un Dios que parecía distante a mi realidad, mis deseos y pensamientos. Un Dios que yo creía alejado.

Comencé a leer de fe, bastante más la Biblia y conocer testimonios de personas cambiadas por Dios, y seguí luchando con mi fe. A los 18 años empecé a tratar de entender la Gracia, un concepto que sigo sin comprender del todo.

Mientras más exteriorizaba mi lucha con Dios, más encontraba destellos de gozo y seguridad en el camino. Seguridad que venía de un lado espiritual, porque no tenía otro motivo. Mientras más luchaba y me costaba entender las cosas, más paz y gozo encontraba depositando fe en Dios.

No se si mi fe es esa creencia inmutable eterna radical que me gustaría que fuese. Pero lucho para que así sea y para encontrar gozo en el camino.

Mientras más lucho con mi fe, más gana la fe.

delacroix_jakob-engel_grtPD: Cuadro de Eugène Delacroix de Jacob luchando con el ángel de Jah.

Anuncios

Liderazgo para la Felicidad

Imagen

Últimamente estoy teniendo algunas conversaciones con amigos, colegas, clientes, políticos y familiares que se centran en la felicidad . Las conversaciones, más o menos,  consisten en discutir en si existe o no la felicidad, de que variables depende, hasta ‘cuan’ felices podemos ser y de historias de personas que encuentran la felicidad en lugares en donde supuestamente no nacen placeres sentimentales de esta naturaleza.

Hace ya unos 5 años dedique un tiempo a analizar la WVS (la World Value Survay es algo así como una gran organización académica que recoge datos y estadísticas sociales) y me centré en algunas encuestas para Argentina y para el resto del mundo sobre la felicidad y algunas variables como amigos, familia, trabajo ingreso nominal, etc. Me enfoqué en correr algunas regresiones econométricas en estas variables que podrían explicar la felicidad y encontré que paradójicamente ninguna de las primeras variables que podían explicar la felicidad estaban vinculadas al trabajo o dinero. De hecho, para Argentina el dinero/ingreso/sueldo se encontraba en cuarto lugar explicando que cuando se modificaba esta variable variaba el nivel de felicidad. Esto era distinto según los tipos de países analizados; por ejemplo en los países más cálidos, eran la familia y los amigos, las variables más importantes mientras que algunos países (nórdicos, y EEUU) tenían entre las variables que explicaban mejor la felicidad a la estabilidad y el respeto.

Primera conclusión: la felicidad no necesariamente depende de lo que tenemos, sino más bien de la compañía que nos rodea.

Científicamente encontré que la felicidad no es material ni viene del dinero o de las posesiones. Nos llegan pensamientos de que la felicidad o las personas felices son aquellas que “idealizamos” en la TV, en el cine, en Internet, que poseen todo, y que no les falta nada.

Entonces ¿cómo llegar a encontrar felicidad manteniendo constante todas aquellas variables que son importantes como la familia y los amigos?

¿Es la felicidad consecuencia de estar cómodo, recibiendo o teniéndolo todo, o es una actitud activa?

Pensando en esto me vino a la memoria un cuento de Lev Tolstoi: Ilias (Si quieren pueden leerlo haciendo click acá ; de hecho sería bueno hacerlo antes de seguir leyendo ya que se lee en 5 min).

Es de esos cuentos simples, cortos y profundos que te dejan pensando como la mayoría del ruso Lev.

Ilias y su mujer, Sham-Shemagui, lograron en base a esfuerzo poder acomodarse en una situación social y económica favorable que les permitió poder contar con muchas posesiones. Pero algunas cosas pasan, una de sus hijas muere, un hijo los abandona y su buen porvenir empieza a derrumbarse después de una crisis viéndose obligados a trabajar como sirvientes, tras perderlo todo.

Ilias y su mujer ya al final de sus vidas estaban sirviendo cuando se encuentran con un pariente de su amo y después de darse cuenta de que ellos eran los reconocidos Ilias y Sham de la zona, el pariente del amo les pregunta algo y se desarrolla un lindo intercambio de conceptos sobre el lugar donde se encuentra la felicidad:

” – Dime, abuelita, qué piensas de tu felicidad de antaño y de tu dolor de ahora?

– He aquí lo que pienso. Mi viejo y yo hemos vivido cincuenta años buscando la felicidad sin encontrarla. Sólo desde hace dos años, cuando lo perdimos todo y empezamos a trabajar y servir a otros, hallamos la verdadera felicidad. Ahora no deseamos nada más”

(recomiendo leer toda la historia)

Segunda conclusión: la felicidad se puede encontrar sirviendo a otros.

Otra historia que me inspiró en tratar de hallar el lugar donde puedo encontrar, la felicidad, es la historia de Nehemías del Tanaj.

Nehemías muestra una vida dada al servicio y al liderazgo. Si bien la palabra ‘liderazgo’ está asociado a términos como ‘influencia’ o ‘inspiración’, también está relacionado con términos negativos como ‘mandar’ o con posiciones (amo, jefe).

Nehemías en cambio, nos muestra la vida de una persona que fue líder, y siervo. Una persona de influencia, y que sirvió a la comunidad y a Dios. Una persona organizada, activa, inspiradora. Una persona con corazón de siervo motivando a todo un pueblo para construir muros caídos, contra los rumores y la difícil empresa de llevarlo a cabo en algo más de 50 días.

Tercera conclusión: el liderazgo auténtico es servicio. El servicio puede influir, inspirar y regalarnos felicidad. El servicio sin un interés de devolución, duplica.

¿ Se te vienen a la mente algunas personas que sirven, estando a disposición siempre, y son felices? ¿Sentiste alguna vez sirviendo que eras feliz? ¿ Te sentiste pleno y feliz, influenciando y actuando en pos de un servicio a otros?

Actuar para servir, servir para inspirar, estar bien acompañado por amigos y familia, y tomar desafíos propios, pueden ser algunos de los caminos que conducen a Felicidad.

Y que si te preguntan si tomás algo para ser feliz, respondeles “Si, decisiones”.

Salud y felicidades

Por Pablo

Cosas para no hacer en 2012


Esto es algo así como una mezcla de deseos y de ‘no’ acciones.

Desde el 1 de enero venia pensando que escribir sobre algo como balance, cosas para el año nuevo, y alguna que otra cosa por el estilo. De repente, cai en un inspirante articulo de Peter Bregman, que me hizo poner a pensar cual seria mi lista de cosas para hacer en 2012, y cual la lista de cosas a ignorar, o ‘ Lista de cosas para no hacer en este 2012’.

“El mundo se esta moviendo rápido, y cada vez mas rápido. Mucha tecnología. Mucha información. Mucho por entender, por pensar…”, según Peter. Cada vez más información, menos digestión, menos análisis, y mas necesidad en valorar aquellas cosas que son relevantes.

En el articulo Peter propone 2 listas:

  • Una lista de cosas por hacer.

Una lista de cosas que sabés que contribuyen con tu felicidad y con tu desarrollo.

  • Y una lista de cosas por NO hacer.

Tan importante como la lista de cosas por cambiar o por hacer para un nuevo año, me pareció importante esta lista de ‘NOs’. Mas que nunca es tiempo de decir ‘No voy a ir a este lado’, ‘no voy a tener esta reunión’, ‘ no voy a invertir tiempo en esta cosa’, ‘ no voy a leer este articulo’, etc. Y no es que sea negativo, sino que es una cara de la misma moneda (de cosas para este año nuevo)

Pensé esta lista de ‘No hacer para 2012’; me sirvió, y tal vez te sirva a vos para hacer algo parecido (y sino, ponete en tu lista mental “No voy a leer mas cosas de Pablo”). Se suma a la lógica Lista de cosas para hacer y seguir haciendo este año (correr, leer, divertirse, aprender, servir, reirse, disfrutar los pequeños grandes placeres, conocer más gente de la verdaderamente importante, probar más tipos de cafés, y bla bla bla).

En fin -algunos ‘Voy’ lo hago en primera persona, pero podrían ser en 3era- :

1) Voy a dejar de Creer en el multitasking.

‘El multitasking es de la postmodernidad!’ grito uno de mis amigos una vez. Estar focalizado en múltiples tareas es, muchas veces, una excusa que alimenta nuestra distracción.

2) Voy a dejar de Estar obsesivamente dependiente de la productividad.

Desde esa obsesión por subir todas las bolsas del supermercado de un viaje, y no hacerlo mas tranquilo en dos o tres tramos, hasta la productividad en el trabajo, en las reuniones, en proyectos.

3)Voy a dejar de Pretender que puedo tener todo bajo control.

Pensar que uno tiene todo bajo su control, es irreal y frustrante.

4) Voy a dejar de Compararme con otros, y de promover eso.

Mejor, compararse con uno mismo.

5) Voy a dejar de –intentar- de ser ansioso.

Reírme de la ansiedad.

6) Voy a dejar de Subvaluar el presente y pensar tanto en el futuro.

7)Voy a dejar de amagar.

8) Voy a dejar de ponerle tantos incisos a todo.

a)Incluye sub incisos.

9) Voy a dejar de Hacer que las cosas sean mas complicadas de lo que son.

10) Voy a dejar de Dejar libros a medio leer.

Basta de tener demasiados libros a un 60/70 u 80% leídos y no terminados. Aunque no estén buenos, a terminarlos (y no recomendarlos!).

11) Voy a dejar de pensar que tengo que estar hiperconectado todo el día

La tecnología nos cambio la vida. Para bien. Y para mal, ‘dependiendo de cómo la uses’ según decía un familiar por ahi. Todo el dia con notificaciones con Facebook, Twitter, Linkedin, WhatsApp, SMS, llamadas, Emails. A ver si dejamos de responder todo como si fuésemos unos monos adiestrados para eso. Chequear todo con intervalos, y favoreciendo la concentración. Adios a las notificaciones constantes.

12) Voy a dejar de Invertir tiempo en leer cosas o personas irritantes.

Dejar de seguir a personas en Twitter, o escuchar en radio o ver en TV, a aquellos que te causen un poco de irritación. 😀

13) Voy a dejar de no ayudar lo suficiente.

14) Voy a dejar de viajar (mentira!)

Siguiendo con esta idea de preguntarles a amigos, les dejo algo que me comentaron 3 de ellos, pileta mediante:

Emiliano #1:

  • Si hay algo o alguien que no suma, restarle importancia.
  • Dejar la indisciplina.
  • Dejar de comer mal.
  • Dejar de no trabajar (estuvo 9 meses de ‘análisis laboral’ según comento).

Germán

  • Dejar de desenfocarse y querer hacer muchas cosas al mismo tiempo.
  • Dejar de estresarse.
  • Dejar de no disfrutar los pequeños placeres de la vida

Emiliano#2

  • Dejar de endeudarse (eliminar las bolas de nieve que genera)
  • Dejar el materialismo
  • Dejar de permitir que su autoestima dependa de la aceptación de otros.

Hacete tu propia lista de cosas por no hacer este año, y nos vemos en 2013! 😀

Au Revoir !
Pablo Andres Baldomá Jones

“Retroceder Nunca, Rendirse Jamás”

Llegan momentos en la vida que nos confunden, nos desorientan y nos hacen pensar en renunciar.

Esos momentos que aparecen de la nada o que se gestan con el tiempo. O esos días en los que te despertás con ganas de tirar algo o todo a la basura. O esos días en que el Norte, está perdido. Lo pensamos. Renunciar a un proyecto, renunciar a una relación, renunciar a ideales, renunciar a un sueño, renunciar en una creencia.

A veces nos rendimos, incluso sin empezar, u otras veces cuando falta muy poco para conseguir algo.

Pensé, le pregunté a unos amigos que los lleva a NO RENDIRSE, junté y armé una lista de cosas que podrían inspirar e inspirarme a no rendirnos; primero algunos puntos propios, para dejar la cereza del postre de las opiniones de mis amigos al final.

Acá algunas razones para NO RENDIRSE!:

  1. Por la Fe. Porque la Fe es el combustible del ser humano. Y si me rindo, dejo de retroalimentarla. Y porque creo que puedo cambiar mi mundo.
  2. Porque el Mundo es de los que se animan!
  3. Porque creo en las Publicidades de Nike, y me caen muy bien 😉
  4. La clásica de “Si otros pudieron, yo/vos también”. Se me vienen a la mente: M. Gandhi, Chris Gardner, Pablo de Tarso, etc etc y muchos de los Grandes.
  5. Por el legado que tenemos que dejar en este Planeta.
  6. Para probarnos a nosotros mismos.
  7. Porque no quiero volver a casa, sin haberlo dado todo!
  8. Por tu familia y por tus amigos. Alguien está confiando en que lo podés hacer.
  9. Por el resto. Alguien está confiando en que no lo podés hacer. Demostrale que tal vez, se están equivocando. Hacerlo porque podés, poder porque lo querés, querer porque dijeron que no podías hacerlo.
  10. Porque la vida te tiene que encontrar luchando (con personas, con tus ideales, con o contra tu mente).
  11. Por el gozo y placer de lograrlo.
  12. Por Orgullo, del sano.
  13. Para inspirar a otros.
  14. Para compararse con uno mismo, y asegurarte que avanzaste.
  15. Para disfrutar el Presente, como un regalo.
  16. Porque es más divertido luchar, que rendirse!
  17. Fracasar resulta de intentarlo. Intentarlo resulta de no rendirse. Fracasando, aprendés. Aprendiendo te acercás más a lograrlo. Y como dijo J.L Borges “Hay derrotas que tienen más dignidad que la misma victoria”
  18. Para ser fiel hasta la muerte!
  19. Porque a veces hay que ser realista: nunca se logran las cosas al primer intento.
  20. Intentarlo una y otra vez porque cuanto más grande son las pruebas y los desafíos, más grande es la gloria y el triunfo.
  21. Porque la debilidad no está en mi corazón!
  22. Por mis camaradas, que han luchado junto a mi.
  23. Porque “¡Qué feliz se siente uno cuando se encuentra a solas con su conciencia y a procedido como Dios manda!” (Tolstoi)
  24. Por la meta en si mismo. Porque  “Olvidándome ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta” Pablo de Tarso.

Y pensando en el inciso 6) Por tu familia y por tus amigos, se me ocurrió preguntarle a unos amigos, que les hace seguir adelante, y no rendirse. Acá esta la creme:

Razones para no rendirse, según Lu, Jime, Chris, Franco, Emy, Fer, Ari (7 guerreros):

  • Por mera Convicción. Si tenés la convicción de empezar algo, alimentá esa convicción hasta lograrlo, aunque tengas todo en contra.
  • Por el propósito. Si el propósito por el que empezaste, sigue siendo el mismo, no bajar la cabeza dignifica.
  • Porque siempre puedo esforzarme más.
  • Por la experiencia. Tener una meta, e intentar no rendirse te provee experiencia.
  • No rendirse, te dá la posibilidad de aprender.
  • Por el orgullo, del bueno.
  • Por Dios. Dios es mas grande que los obstáculos y circunstancias con las que me cruzo.
  • Por el fruto, pero por la trama. “Amar la trama, más que el desenlace..” diria Drexler.
  • Por la convicción de que el resultado será el que espero o bien que lo que estoy haciendo tiene que ver con un profundo deseo si tiene que ver con la fe.
  • Por la motivación. Por las ganas. El deseo de hacerlo, a veces no tiene que ver solo con el resultado. A veces hacer las cosas por la simple razón de que las deseo.
  • Por Amor. Amor a lo que hacés. O a las personas que me acompañan en el camino.
  • Por la Paz que te dá seguir intentándolo.
  • Por el foco. En algunos aspectos NO tener un Plan B! para dedicarle toda la energía a ese Plan A.
  • Por vos y por la gente que espera lo que empezaste o emprendiste. Si te quedás sin fuerzas, al menos mirá esas personas que están esperando lo mejor de vos, y “metele todas las pilas!”.
  • Porque rendirse es la alternativa fácil.
  • Porque “lo que no se termina no se supera”
  • Porque “soy muy cabeza dura para reconocer que no puedo!”

Un agregado de uno de mis amigos, textual: “Hoy me di cuenta que rendirse no siempre está mal, cuando le damos el control a Dios”. En este caso rendirse es la mejor actitud; por supuesto esto no conlleva que al menos, lo tenemos que intentar.

Mis amigos no se rinden 😀

Alguna razón que tengas para agregar?

PD: VOS TAMPOCO TE RINDAS!

por PABJ

Reflexión de café

Estoy acá en un Café tomando un café (valga la redundancia. El mismisimo de la foto). Viernes. Recreo de mucho y, gracias a Dios, lindo trabajo. Y veo en la TV del Café que pasan a ciertos hinchas insultando a jugadores y comparo…

Un futbolista recibe insultos y exigencias cuando no rinde en su equipo/país…

Pero cuantos de estas personas que insultan y le exigen “garra” a deportistas, darán todo en su trabajo, tendrán ese amor a la camiseta (o al Estado, o a su empresa), y pondrán todo de si, cada día en sus trabajos?

Y un empleado público cuando no cumple horarios y expectativas o roba? Cuál es nuestra reacción (le estamos pagando su sueldo) al ver a un José Pirulo del Ministerio X o de la empresa X  que no rinde lo que debería?

10 min de Proverbios de Martín Fierro Canto XXXII

Acá “Los Consejos de Martín Fierro a sus hijos”. Antúltimo y más bello canto, de un gaucho a sus hijos, para que eviten los males por los que ha pasado su padre, convertido ya en desertor y perseguido.
Clap clap a disfrutar… no es necesario intro.

Canto XXXII

Un padre que da consejos
más que padre es un amigo;
ansí como tal les digo
que vivan con precaución:
naides sabe en qué rincón
se oculta el que es su enemigo.

Yo nunca tuve otra escuela
que una vida desgraciada:
no estrañen si en la jugada
alguna vez me equivoco;
pues debe saber muy poco
aquel que no aprendió nada.

Hay hombres que de su cencia
tienen la cabeza llena;
hay sabios de todas menas,
mas digo, sin ser muy ducho:
es mejor que aprender mucho
el aprender cosas buenas.

No aprovechan los trabajos
si no han de enseñarnos nada;
el hombre, de una mirada,
todo ha de verlo al momento:
el primer conocimiento
es conocer cuándo enfada.

Su esperanza no la cifren
nunca en corazón alguno;
en el mayor infortunio
pongan su confianza en Dios;
de los hombres, sólo en uno;
con gran precaución en dos.

Las faltas no tienen límites
como tienen los terrenos;
se encuentran en los más buenos,
y es justo que les prevenga:
aquel que defetos tenga,
disimule los ajenos.

Al que es amigo, jamás
lo dejen en la estacada,
pero no le pidan nada
ni lo aguarden todo de él:
siempre el amigo más fiel
es una conducta honrada.

Ni el miedo ni la codicia
es bueno que a uno le asalten;
ansí no se sobresalten
por los bienes que perezcan;
al rico nunca le ofrezcan
y al pobre jamás le falten.

Bien lo pasa, hasta entre Pampas,
el que respeta a la gente;
el hombre ha de ser prudente
para librarse de enojos:
cauteloso entre los flojos,
moderado entre valientes.

El trabajar es la Ley,
porque es preciso alquirir;
no se espongan a sufrir
una triste situación:
sangra mucho el corazón
del que tiene que pedir.

Debe trabajar el hombre
para ganarse su pan;
pues la miseria, en su afán
de perseguir de mil modos,
llama en la puerta de todos
y entra en la del haragán.

A ningún hombre amenacen,
porque naide se acobarda;
poco en conocerlo tarda
quien amenaza imprudente:
que hay un peligro presente
y otro peligro se aguarda.

Para vencer un peligro,
salvar de cualquier abismo,
por esperencia lo afirmo:
más que el sable y que la lanza
suele servir la confianza
que el hombre tiene en sí mismo.

Nace el hombre con la astucia
que ha de servirle de guía;
sin ella sucumbiría,
pero, sigún mi esperencia,
se vuelve en unos prudencia
y en los otros picardía.

Aprovecha la ocasión
el hombre que es diligente;
y ténganló bien presente
si al compararla no yerro,
la ocasión es como el fierro,
se ha de machacar caliente.

Muchas cosas pierde el hombre
que a veces las vuelve a hallar;
pero les debo enseñar,
y es bueno que lo recuerden:
si la vergüenza se pierde,
jamás se vuelve a encontrar.

Los hermanos sean unidos
porque ésa es la ley primera;
tengan unión verdadera
en cualquier tiempo que sea,
porque si entre ellos pelean,
los devoran los de ajuera.

Respeten a los ancianos,
el burlarlos no es hazaña;
si andan entre gente estraña
deben ser muy precavidos,
pues por igual es tenido
quien con malos se acompaña.

La cigüeña, cuando es vieja
pierde la vista, y procuran
cuidarla en su edá madura
todas sus hijas pequeñas:
apriendan de las cigüeñas
este ejemplo de ternura.

Si les hacen una ofensa,
aunque la echen en olvido,
vivan siempre prevenidos:
pues ciertamente sucede
que hablará muy mal de ustedes
aquel que los ha ofendido.

El que obedeciendo vive
nunca tiene suerte blanda;
mas con su soberbia agranda
el rigor en que padece:
obedezca el que obedece
y será bueno el que manda.

Procuren de no perder
ni el tiempo ni la vergüenza;
como todo hombre que piensa
procedan siempre con juicio;
y sepan que ningún vicio
acaba donde comienza.

Ave de pico encorvado
le tiene al robo afición;
pero el hombre de razón
no roba jamás un cobre,
pues no es vergüenza ser pobre
y es vergüenza ser ladrón.

El hombre no mate al hombre
ni pelée por fantasía;
tiene en la desgracia mía
un espejo en que mirarse;
saber el hombre guardarse
es la gran sabiduría.

La sangre que se redama
no se olvida hasta la muerte;
la impresión es de tal suerte,
que a mi pesar, no lo niego,
cai como gotas de fuego
en la alma del que la vierte.

Es siempre, en toda ocasión,
el trago el pior enemigo;
con cariño se los digo,
recuérdenló con cuidado:
aquel que ofiende embriagado
merece doble castigo.

Si se arma algún revolutis,
siempre han de ser los primeros;
no se muestren altaneros,
aunque la razón les sobre:
en la barba de los pobres
aprienden pa ser barberos.

Si entregan su corazón
a alguna mujer querida,
no le hagan una partida
que la ofienda a la mujer:
siempre los ha de perder
una mujer ofendida.

Procuren, si son cantores,
el cantar con sentimiento,
ni tiemplen el estrumento
por sólo el gusto de hablar,
y acostúmbrensé a cantar
en cosas de jundamento.

Y les doy estos consejos
que me ha costado alquirirlos,
porque deseo dirigirlos;
pero no alcanza mi cencia
hasta darles la prudencia
que precisa pa seguirlos.

Estas cosas y otras muchas
medité en mis soledades;
sepan que no hay falsedades
ni error en estos consejos:
es de la boca del viejo
de ande salen las verdades.